Calderas de condensación, una solución tecnológica y eficiente

¿Qué son las calderas de condensación?

Hablamos de uno de los tipos de instalaciones más eficientes para disponer de agua caliente sanitaria (A.C.S.) y calefacción de forma instantánea, destinado a proporcionar el máximo grado de confort con un importante ahorro energético. Gracias a las calderas a gas de condensación, conseguimos tener cubiertas todas las necesidades, independientemente de la potencia que necesitemos, con modelos de hasta 30 kW en calefacción y 42 kW en A.C.S. Si deseas conocer cómo puedes comenzar a ahorrar en agua caliente y calefacción, no dejes de leer. En este artículo examinaremos diferentes tipos de calderas , incidiendo en sus funciones y la eficiencia óptima de las calderas murales de condensación.

El funcionamiento de las calderas de condensación y sus ventajas

Seguramente habrás oído hablar de la condensación como tecnología para proporcionar agua caliente y calefacción, pero quizá todavía desconozcas por qué es un sistema tan beneficioso. Las calderas a gas de condensación consiguen recuperar la energía de los gases de evacuación que en una caldera convencional se eliminan. Con ello, no es necesario quemar tanto gas, ya que los gases son aprovechados y se consiguen todas estas ventajas:

  • Se alcanza una eficiencia de hasta un 94 %, es decir, la diferencia entre los gases de escape y los que se reutilizan es mínima.
  • Poseen una alta eficiencia energética. Todas las calderas murales de condensación de Junkers tienen una clasificación energética A, tanto en calefacción como en agua caliente sanitaria.
  • La combinación con controladores permite alcanzar hasta un A+ en calefacción.
  • Mediante el uso de un controlador WiFi modulante para calefacción y A.C.S , podemos controlar la caldera de manera remota.
  • Cumplen con la directiva sobre el diseño ecológico - Ecodesign (ErP) y Ecolabelling (ELD).
  • Tienen bajas emisiones de gases NOx.

  • Es uno de los sistemas más eficiente para obtener A.C.S. y calentar un hogar.
  • Son muy silenciosas, las calderas murales de condensación apenas producen ruido.
  • Este tipo de equipos son muy compactos, por lo que se produce un gran ahorro de espacio.
  • Se adaptan a cualquier tipo de vivienda, independientemente de que se trate de un piso, una vivienda unifamiliar, una casa de nueva construcción o una reformada. Existe una caldera a gas de condensación para cada necesidad.
  • Suponen una inversión rápidamente amortizada.

¿Qué son los bloques térmicos de Junkers?

Se trata de una tecnología desarrollada y diseñada por el Grupo Bosch que permite obtener la máxima eficiencia energética gracias a un bloque de aluminio y silicio. A diferencia de otros bloques térmicos, fabricados en acero inoxidable, esta combinación de materiales permite proporcionar el máximo rendimiento sin que se desaproveche el calor, ya que su material es 14 veces más conductivo que el acero. Esta combinación de aluminio y silicio consigue formar un bloque mucho más reducido, dando como resultado final una caldera de tamaño compacto respecto a las fabricadas en acero. Finalmente, este tipo de bloques térmicos son más eficientes, ya que reducen la pérdida de calor, lo que conlleva un beneficio medioambiental notable y facilita la limpieza.

¿Cómo elegir el sistema de calefacción adecuado?

Descubre la solución que más se adapta a tu hogar.

Solicita presupuesto gratuito

Aprovechar la energía solar, otra posibilidad más

Una caldera de condensación es un excelente apoyo a una instalación de energía solar. Estas calderas pueden trabajar con el agua precalentada por la energía solar, lo que produce un ahorro significativo de gas. Incluso si el agua proveniente del circuito solar ha alcanzado la temperatura demandada, no es necesario que la caldera arranque. En estos casos, el ahorro proporcionado es máximo.

El ahorro económico de una caldera de condensación

Optar por una caldera de condensación es una apuesta importante por el ahorro. El incremento anual del precio del gas hace que las facturas en los meses más fríos alcancen un coste elevado. Ha llegado el momento de dar el salto y optar por la tecnología más avanzada para calentar tu hogar.

Invertir en una caldera de condensación supone un ahorro importante, ya que este sistema aporta un alto rendimiento frente a otras opciones tradicionales y ayuda a que la factura del gas no se incremente. Basta con pedir presupuesto y hacer unos sencillos números. La instalación de una caldera de condensación de gas siempre compensa, ya que son equipos destinados a durar una media de entre 10 y 15 años, y toda la instalación queda amortizada mucho antes del final de la vida útil de esta.


Si quieres alargar la vida útil de tu caldera una buena recomendación es realizar un contrato de mantenimiento con la marca . De esta manera, te aseguras que tu caldera de condensación estará siempre a punto.

Renovar la caldera de gas es más sencillo con Junkers-Bosch, ya que el servicio cubre todo el proceso, desde las cuestiones de asesoramiento, instalación, puesta en marcha y el mantenimiento. Nuestros especialistas saben lo que necesitas y lo que te conviene en cualquier circunstancia, así podrás conseguir el mejor sistema para el confort de tu hogar.

Preguntas frecuentes sobre calderas de condensación

Probablemente, en tu vivienda tengas instalada una caldera convencional (atmosférica o estanca) y desees dar el paso a una caldera de condensación. Estos últimos equipos se van imponiendo, ya que las calderas convencionales ya no pueden seguir instalándose por directiva ErP y ELD., desde septiembre de 2015. Por eso, si deseamos instalar una nueva caldera, esta habrá de ser de condensación.

Estas calderas permiten disponer de agua caliente de manera inmediata, sin necesidad de dejar correr el agua de forma innecesaria, ya que disponen de un sistema de microacumulación de 1 litro y poseen funciones que mantienen ese sistema de microacumulación caliente para que el A.C.S. llegue de forma rápida cuando se demanda

En las calderas estancas convencionales la salida de humos es metálica, mientras que en las calderas a gas de condensación es de material plástico, PVC. La instalación de la salida de humos se hace acorde a las instrucciones que proporciona el fabricante.

Y una diferencia importante es que el humo de las calderas de condensación es blanco, ya que contiene vapor de agua.


Una caldera de gas es aparentemente un equipo complejo en cuanto tubos se refiere. Sin embargo, respecto a sus conexiones, se trata de un sistema muy sencillo:

  • Entrada de gas: Conecta la caldera con la red de gas de la vivienda.
  • Entrada de agua fría: Conecta la caldera con la red de suministro de agua de la red.
  • Salida A.C.S. (agua caliente sanitaria): Permite distribuir el agua caliente sanitaria hacia la grifería.
  • Salida de calefacción: Tubo que conecta la caldera con el circuito de calefacción para distribuir el agua caliente de calefacción por toda la casa.
  • Retorno: Conecta el circuito de calefacción con la caldera, para que el agua de calefacción regrese a la caldera, vuelva a calentarse y comience el ciclo de nuevo.

A la hora de solicitar un presupuesto este siempre debe ser detallado, incluyendo conceptos como la retirada de la caldera antigua, instalación del nuevo equipo, adecuación de las tomas, tubo de evacuación de humos y su instalación. En el caso de las calderas de condensación, no debemos olvidar el tubo de desagüe. La puesta en marcha de la caldera le corresponde al servicio técnico de la marca

Son planes ofertados por las diferentes Comunidades Autónomas y que incentivan el cambio de antiguas instalaciones y equipos por otras más eficientes. Es necesario cumplir con una serie de requisitos y que la instalación se haga por personal debidamente autorizado. Las bonificaciones ayudan a que el cambio por la caldera más eficiente siempre sea atractivo y beneficioso. Estos incentivos varían de una comunidad autónoma a otra, al igual que los requisitos.

Mantener una caldera de condensación es un proceso del cual se encarga el propio servicio técnico de la marca para ayudar a su buen estado y a prever la sustitución de diversos componentes si fuera necesario, así como para comprobar periódicamente que el equipo funciona de manera correcta. Las revisiones están estipuladas cada dos años según la normativa, pero la recomendación del fabricante es hacer una revisión anual que asegure la eficiencia y alargue la vida útil de la caldera. En el caso de la instalación del gas, es la propia empresa suministradora la que envía al técnico y la revisión se efectúa cada cinco años (cuatro en el de las instalaciones de butano).

¿Cómo elegir el sistema de calefacción adecuado?

Descubre la solución que más se adapta a tu hogar.

Solicita presupuesto gratuito