Tipos de calefacción

Contar con la calefacción que más se adecúa a las necesidades del hogar es una ventaja que hará ahorrar dinero y disponer del servicio perfecto según nuestras necesidades. Existen diferentes tipos de calefacción, gracias a los cuales tu vivienda permanecerá a una temperatura agradable en los meses más fríos.

Tipos de calefacción según suministro

Dependiendo de la fuente emisora de calor, la calefacción puede ser de diversos tipos. En todos los casos, se produce una transferencia de temperatura que eleva unos grados el ambiente. Pero no todos los sistemas son válidos para cualquier lugar, por lo que elegir bien el que mejor nos conviene en cada caso y consultar con un instalador de confianza es el primer paso para empezar a disfrutar del confort.

Calefacción eléctrica

La calefacción eléctrica es, hoy en día, uno de los sistemas menos extendidos y funciona mediante radiadores eléctricos. Suele emplearse en aquellas viviendas de uso discontinuo que carecen de instalación de calefacción o caldera a gas y con temperaturas ambiente no muy frías, donde se requiera de climatización concreta durante muy poco tiempo. Al utilizar la energía eléctrica, el uso elevado de este tipo de calefacción puede incrementar el coste de la factura de la luz durante los meses de invierno.

Calefacción de gas

La calefacción de gas proporciona un calor constante gracias a la combustión por parte de una caldera. Es muy habitual en aquellos lugares en los que hay una necesidad continua de calefacción.

La calefacción de gas cuenta con la ventaja de tener un suministro permanente del cual no hay que preocuparse, ya que el gas viene dispensado por la empresa suministradora. La combustión del gas calienta agua en un circuito que se distribuye al sistema de radiadores. Estos radiadores se programan a la temperatura que se desee, proporcionando un calor constante. La nueva generación de calderas de condensación permite un aprovechamiento energético muy elevado, abaratando el coste de su uso y proporcionando una eficiencia mayor.

Bomba de calor

La bomba de calor es una alternativa de calefacción interesante que posee algunas ventajas. Su principio se basa en una máquina térmica para la extracción de energía del aire, del agua o de la tierra para distribuirla al interior de la vivienda, pudiendo hacer el efecto inverso, extraer calor del interior de la vivienda, para refrigerar las estancias.

Es un sistema económico y amigable con el medio ambiente, ya que hace uso de los recursos naturales para climatizar y que además posee un alto rendimiento. La bomba de calor puede ser capaz de generar hasta 5 veces más calor del que consume, pero, por otra parte, no funciona de forma correcta con temperaturas exteriores por debajo de 7ºC.

En definitiva, la bomba de calor aporta temperatura en muy poco tiempo, por lo que es adecuada para espacios pequeños. Sin embargo, el rendimiento de la máquina desciende cuanto la temperatura exterior desciende mucho, por lo que no es un sistema apropiado para lugares con inviernos severos.

¿Cómo elegir el sistema de calefacción adecuado?

Descubre la solución que más se adapta a tu hogar.

Solicita presupuesto gratuito

Calefacción por suelo radiante

La calefacción radiante no es en sí un tipo de calefacción, que se produce por la combustión en una caldera o mediante una bomba de calor, sino una forma de distribución de esta. Permite que el calor se distribuya desde el suelo o al sistema de radiadores por toda la vivienda.

Cuenta con la ventaja de proporcionar un calor constante, pero con el añadido de necesitar una menor cantidad de temperatura. Esto se traduce en un ahorro muy elevado y se trata de un tipo de distribución muy amigable con el medio ambiente.

Si bien la inversión inicial es más elevada que con una distribución a través de radiadores y no todas las viviendas pueden cumplir los requisitos para hacer uso de este sistema, el retorno es rápido y queda amortizado en un tiempo bastante corto. El mantenimiento puede suponer un inconveniente solo hay alguna avería que implique levantar el suelo.

Qué tipo de calefacción elegir

La elección de un tipo de calefacción u otra dependerá de diversos factores:

  • Tipo de vivienda.
  • Suministro de combustible.
  • Dureza del invierno.

Hoy en día han quedado atrás sistemas que no proporcionaban una buena eficiencia o rendimiento. En el caso de tener una vivienda con un sistema de calefacción que no es energéticamente sostenible y cuyos costes suponen un alto desembolso, es el momento de solicitar presupuesto de forma gratuita y conocer más sobre los diferentes tipos de calefacción para decidir cuál es el que mejor se adecua a nuestro hogar. Realizar la inversión y sustituirlo por uno más moderno y eficiente permitirá un ahorro desde el primer momento y obtener una eficiencia mas elevada, necesitando menos recursos para climatizar la vivienda.


¿Cómo elegir el sistema de calefacción adecuado?

Descubre la solución que más se adapta a tu hogar.

Solicita presupuesto gratuito