Preguntas frecuentes

Resolvemos todas sus dudas
Aquí encontrará recogidas las preguntas más frecuentes realizadas por usuarios finales de productos Junkers y por nuestros profesionales de la instalación.
¡Podrá resolver muchas de sus dudas!

España ha reaccionado respecto a las exigencias de los protocolos medioambientales de Río de Janeiro y Kyoto y ha confeccionado un plan para fomentar un mercado que haga que la producción de calor libre de CO2 sea comercial. Por lo tanto, las instalaciones solares gozan en muchos casos de ayudas estatales y autonómicas.

Pida información a su instalador sobre la mejor manera de aprovechar esta oportunidad y aproveche una de las fuentes de energía más inteligentes. Además ahorrará cada año al medio ambiente y a sus hijos hasta una tonelada de emisiones de CO2.

Sin duda la técnica de condensación, es la que nos produce unos mayores ahorros de energía, gracias a la posibilidad de recuperar la energía del vapor de agua que en calderas convencionales se desperdicia por la chimenea.

Mediante la utilización de generadores hidrodinámicos, los calentadores Hydropower, no necesitan de fuentes externas de alimentación para su funcionamiento. La energía necesaria se obtiene del movimiento del agua en su interior.

La mejor manera es regulando la temperatura de acumulación, mediante el termostato, a la mínima compatible con el uso (40-45ºC). Otra idea es utilizar un programador en el enchufe para desactivarlo durante los períodos de no utilización.

Porque es capaz de aprovechar la energía que llega del agua de entrada en forma de calor. En función de la temperatura de entrada, de la solicitada, y del caudal demandado, el aparato regula el caudal de forma automática. Un aparato con regulador fijo, da siempre la misma cantidad de caudal, con lo que el aprovechamiento de agua en el caso de agua muy fría, o precalentada es muy inferior.

El consumo de una SUPRA CGW 25 es de 2,4 kg/h de gasóleo. Este consumo es el del quemador durante el periodo de encendido del mismo. La caldera, gracias a su gran inercia térmica, pasa largos períodos con el quemador apagado.

En la práctica utilizaremos unas 100 frigorías por metro cuadrado, pero hay que tener en cuenta que en el cálculo de la potencia frigorífica intervienen numerosos factores: superficie de las paredes, techo, temperatura exterior, superficie acristalada, orientación, sombras exteriores, ubicación geográfica, época del año, materiales de construcción.. etc. Por ejemplo en un comedor de 40 m2 necesitaría un aparato de 4000 frigorías. Si el recinto tiene una gran carga térmica por superficie acristalada o por el color oscuro de la pared exterior incrementar a por ejemplo 130 frigorías metro cuadrado.

Se recomienda por mejor precio y calidad de montaje hacerlo fuera de temporada, los meses de Marzo u Octubre son buena época.

Es muy simple, limpiar los filtros cada 2 meses con agua jabonosa. En algunos casos si la condensadora se llena de hojarasca retirarla.

Es recomendable mirar que el desagüe no esté embozado y que desagüe bien la máquina.

Si el aparato necesita gas es que el aparato tiene una fuga. El gas ni envejece, ni se gasta, ni se estropea. Se sabe si un aparato pierde gas porque cada vez enfría menos. Las fugas deben ser localizadas y reparadas. Encontrar una fuga puede ser difícil pero sólo algunas veces puede ser más rentable poner gas cada 2 o tres años que buscar y reparar la fuga. El R410 exige la recuperación y la carga completa de refrigerante, no es una solución aconsejable recargar tras una pérdida al perderse la relación de los 2 gases que componen el R410.

No es bueno para la máquina que funcione con escasez de gas, el compresor aspira muy bajo con lo que se eleva la relación de compresión, aumenta la temperatura de descarga. Al compresor no le llegan vapores frescos para su refrigeración, el sobre calentamiento a la aspiración es importante. Además como se reduce el caudal másico el aceite no puede retornar del evaporador pudiéndose gripar el compresor por falta de lubricación, por si fuese poco las altas temperaturas de descarga pueden descomponer el aceite haciendo perder sus propiedades lubricantes. Además el esmalte del bobinado del compresor corre el riesgo de deteriorarse.

La mejor temperatura para el verano es 25º y en invierno 19º o 20º.

La temperatura a tener en cuenta no es tanto la temperatura interior sino la diferencia entre la temperatura exterior y la interior. Es decir si en el exterior hace 40º y se la temperatura de un local interior es de 25º, la sensación térmica será de mucho frío. La temperatura ideal en este caso sería de 29º para que no haya una gran diferencia térmica.

En invierno ocurre lo mismo: si en el exterior hay -2º, una temperatura de 20º sería de mucho calor.

Hay que tener cuidado ya que cuánto más frío o calor se ponga más se gastará en energía ¡y la factura lo notara!

Hay que mirar la potencia que consume el aparato. Si en la placa de características pone potencia: 2,6 Kw entonces. Si el kilovatio hora vale unas 0,15 hay que multiplicar 2,6x0, 15=0,39 euros la hora gastara el acondicionador como valor máximo, los compresores de los equipos de aire Junkers son inverter DC de ultima generación que consiguen modular hasta el 20 % por lo que tras llegar a la temperatura de consigna se reduce el consumo para compensar únicamente la cargas pudiendo decir que para un equipo bien dimensionado tras los primeros 15 minutos de trabajo el consumo se reduciría a 0,078 euros la hora. Multiplique por días y vera lo que pagara al mes de aire.

Una bomba de calor es un aire acondicionado puesto al revés.

Me explico: si te fijas en verano la unidad exterior "saca aire caliente" mientras la interior saca aire frío. Imagínate que en invierno invirtieras las unidades, tendrías aire caliente en el interior.

Pero como en la práctica no es viable el invertir físicamente las unidades, se hace mediante una válvula de 4 vías que se permuten las unidades.

Una bomba de calor en invierno extrae el poco calor que hay en la calle y lo "mete" dentro.

Para ello se hace evaporar a la batería exterior a temperaturas muy bajas de forma que haya una trasferencia de calor desde el exterior hasta el gas, este se comprime y condensa cediendo al interior en este proceso todo el calor extraído de la calle más el calor de compresión.

Es muy recomendable el comprar el climatizador con frío y calor ya que disponemos de esta prestación, calienta el recinto rápidamente y con uniformidad a un coste muy bajo.

Posiblemente los instaladores dejaron en el circuito aire humedad o suciedad. Algunas veces (las menos) la condensadora no estaba suficientemente ventilada. O has tenido una fuga de gas que no la has querido reparar.

Cuando te monten un Split tienes que ver como te hacen el vacío de los tubos. Hay muchos instaladores que purgan el aire de las tuberías sin hacer el vacío. Esto será fuente de problemas en el futuro.

Es importante hacer un buen vacío en un sistema frigorífico. La existencia de humedad o aire en el circuito nos dará problemas.

El aire como es un incondensable se nos sumara a la presión de alta haciéndonos elevar la presión de condensación y con ello la relación de compresión, la maquina rinde menos.

Una manera para saber si tenemos aire en un circuito es comparar la temperatura que corresponde a la presión de saturación con la temperatura que obtenemos a la salida del condensador.

Si hay aire en la instalación la temperatura del manómetro será superior a la que midamos con el termómetro.

Hay que tirar todo el gas (recuperarlo mejor) y hacer un buen vacío.

El vacío también es capaz de eliminar la humedad de un circuito. La humedad a la larga tiende a reaccionar químicamente con el refrigerante y con el aceite creando acidez en el circuito. Esta acidez atacara al esmalte del bobinado del compresor y se quemara este por sobre intensidad. Vemos que el vacío es muy importante en el circuito frigorífico. Sabremos que tenemos un buen vacío por que el vacuómetro nos marca un valor muy bajo y porque la bomba de vacío no cambia de ruido cuando cerramos las llaves de los manómetros.

Si cerramos las llaves de los manómetros y paramos la bomba el vacío tiene que mantenerse durante media hora. Esto nos indicara que no tenemos ninguna fuga en el circuito y que ha desaparecido la humedad (o el refrigerante disuelto en aceite el cárter del compresor).

Cada calentador admite hasta seis mandos. Cuando estamos utilizado el agua caliente con un determinado mando, este posee la prioridad, bloqueando el resto de controles. Esta prioridad se mantiene durante 5 minutos tras la utilización del agua caliente.

Si realizamos una toma de agua caliente de menos de 5 segundos, la caldera interpreta esta acción como una orden de activar el sistema de microacumulación durante unos minutos. De esta manera ahorramos la energía correspondiente al mantenimiento en caliente constante del aparato.

Se basa en que un sensor interior del aparato, activa el funcionamiento de bomba y/o quemador, dependiendo de la temperatura captada y de esta manera protege el circuito y el propio aparato.

Utilizando energía acumulada previamente, sea en un acumulador de agua, o mediante una caldera dotada de microacumulación.

La Norma Europea prEN 13.203, establece un sistema de marcados, para orientar al consumidor sobre la calidad en el servicio de agua sanitaria. Se entiende como calidad la rapidez y estabilidad en la producción de a.c.s. El mayor confort definido son tres estrellas.

El sistema será capaz de anticiparse a los cambios de temperatura antes de que estos afecten a la temperatura interior de la vivienda.

El Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios (RITE), en la ITE 2,7 establece el límite en 70 kW

Depende de la instalación. No obstante podemos asegurar que frente a un termostato normal, pueden llegar a ahorrar un 3%. Si comparamos con una instalación sin termostato, los ahorros pueden ser de 15 ó 20%.

El consumo de una llama piloto se cifra en 13 g/hora, en el caso de butano. Si consideramos un aparato funcionando a régimen continuo durante un año, podemos llegar a las 9 ó 10 bombonas de butano. En el caso de gas natural hablamos de 120 m³.

En una estancia cuya temperatura sea representativa de la media de la casa. Alejado de fuentes de calor o frío, como ventanas, radiadores, lámparas, televisores, etc.. y a una altura entre 1,2 y 1,5 m. sobre el suelo.

En cualquier radiador. Es recomendable, no obstante, dejar uno de ellos sin válvula termostática para permitir la circulación del agua, en caso de que todas las válvulas cerrasen simultáneamente.

Por supuesto. No solo es necesario para el correcto funcionamiento del aparato, que en caso contrario se bloquearía, o produciría carbonilla, sino que la reglamentación vigente así lo exige.

No, siempre y cuando no exista otro aparato a gas en el recinto. Por ejemplo hornos o cocinas de gas.

Si el sistema funciona correctamente, el incremento de temperatura en el interior del tanque, conlleva un incremento de presión, que puede hacer que la válvula se abra. Para evitarlos es conveniente la utilización de vasos de expansión para el servicio de sanitario o reductoras de presión compensadas a entrada de red.

Desafortunadamente no. Las calderas de gasóleo son aparatos no modulantes, por tanto carece de sentido instalar termostatos modulantes. No obstante tenemos una interesante gama de aparatos de regulación y control para este tipo de calderas.

Es necesario contratar con la empresa suministradora una potencia especial trifásica, diferente a la que es habitual en viviendas. Asimismo, es necesaria la instalación de una acometida específica.

No totalmente. Debemos de resguardarlo de la lluvia, y de la acción del viento que puede hacer que la llama se dirija hacia la parte inferior y queme el aparato.

Si, siempre y cuando la encimera sea practicable para poder proceder al mantenimiento del aparato.

parte de los accesorios de instalación, como válvulas de separación, antirretorno etc.., si la caldera no incluye válvula de tres vías en su interior, debemos de pedir asimismo el accesorio correspondiente.

Un calentador solar está preparado para suministrar agua caliente con estabilidad y seguridad, aunque el agua de entrada esté previamente calentada.

La principal diferencia es la seguridad. La combustión en las calderas estancas se lleva a cabo en una cámara hermética, separada de la atmósfera del lugar donde se instalan. El aire necesario para la combustión, y los humos son expulsados al exterior por un sistema de tubos, ayudados por un ventilador.

Depende de su instalación. El gasóleo tiene un menor coste por caloría, pero los aparatos de gasóleo son más voluminosos, producen mayores niveles de olores y ruido, y necesitan una instalación de depósito de combustible, cosa no necesaria si tenemos gas canalizado.

Las calderas SUPRALINE permiten llegar a los 54 kW de potencia, e incluso colocar dos en paralelo con el accesorio TA 122 E2. Este accesorio permite comandar además el calentamiento de un depósito acumulador de hasta 200 l., para el servicio de agua caliente sanitaria

El caudal nominal de un aparato a gas, es la cantidad de agua que puede proporcionar con un incremento de 25ºC sobre la temperatura del agua de entrada, que suele rondar los 10ºC.

Para saber la cantidad de agua a temperatura de consumo (por ejemplo 40ºC), debemos multiplicar este valor por 25 y dividir por 30.

La utilización de un calentador de condensación contribuye a un mejor rendimiento del quemador de gas, dado que existen 2 fases de calefacción: la quema del gas y el calor que contienen los gases quemados.

El calor liberado por los gases de combustión se utiliza para precalentar el agua de entrada. De esta forma aprovechamos la energía que de otra forma se desperdiciaría.

Permutador secundario: para recuperar el calor que contienen los gases de combustión.

Los gases resultantes de la combustión de gas que se queman para calentar el agua, todavía desprenden calor cuando son liberado por el conducto de salida de gases. Este permutador reaprovecha ese calor transfiriendolo al agua de la red que circula por las tuberías internas del permutador secundario. Con éste sistema, el agua fria gana calor y los gases de combustión se enfrian, condensando del vapor de agua contenido en los gases.

Un permutador fabricado en aluminio permite una extraordinaria eficiencia en la transferencia de calor.

Esto es muy variable, dependiendo de la zona climática, el grado de aislamiento, las condiciones de la instalación, etc.

Todos nuestros repuestos originales están disponibles en los Servicios de Asistencia Técnica Oficiales Junkers. Consulte la lista en esta misma página web.

En el caso de producción instantánea, para conseguir la potencia equivalente a un calentador de 11l/min en electricidad, necesitaríamos una potencia de 19,2 kW, mucho más de lo que usualmente tiene contratado una vivienda. No obstante, la producción acumulada mediante electricidad presenta la ventaja de la facilidad e instalación.

El concepto de la condensación, como la mayoría de las buenas ideas, es muy simple; a diferencia de las calderas convencionales que permiten que los gases de evacuación puedan salir libremente a la atmósfera cargados de calor y emisiones contaminantes, las calderas de condensación utilizan este calor para su aprovechamiento transmitiéndolo al circuito de agua caliente sanitaria (a.c.s.) o calefacción.

La condensación no sólo aumenta significativamente la eficiencia de la caldera, sino que reduce las emisiones de gases contaminantes a niveles insignificantes.

A regular la potencia del calentador, en función del caudal y las temperaturas de entrada y salida, la electrónica posee un control total que garantiza la optimización del gasto de gas y una temperatura más precisa.

Un reloj programador integrado en una caldera mixta, limita los tiempos de servicio de calefacción, sin afectar al servicio de agua caliente sanitaria.

En una vivienda se puede instalar un sistema termosifón o un sistema forzado. Un termosifón es un aparato equipado con uno o dos captadores solares y un depósito de agua. Incorpora todos los elementos para transformar la energía del sol en agua caliente en un solo producto. Con una instalación muy fácil, es la solución más sencilla y económica para el calentamiento de agua a través de un sistema solar térmico. ideal en las regiones más cálidas.

Un sistema forzado está compuesto por diferentes elementos además de los captadores solares. Es necesario un grupo de bombeo y una central de control. Requiere una instalación algo más compleja, integrándose perfectamente en la edificación de una forma muy estética. Puede instalarse en cualquier región.

Producir agua caliente y dar apoyo a sistemas de calefacción para viviendas. También se puede usar para calentar el agua de las piscinas y algunas aplicaciones industriales.

Un captador solar térmico transforma la luz solar en calor aprovechable. Este calor es absorbido por el líquido solar que se encuentra dentro del captador y es transportado con ayuda de una bomba a través de los tubos debidamente aislados hasta un depósito en el que se acumula el agua caliente.

El material aislante impide que el agua se enfríe, siendo posible disponer de agua caliente en períodos en los que no hay sol, por ejemplo durante la noche.

Los sistemas solares térmicos de Junkers se pueden instalar en cualquier tipo de vivienda, adaptándose sin problemas a la arquitectura de su casa. Se pueden utilizar en casas unifamiliares y en otros tipos de edificios para la producción de agua caliente sanitaria, apoyo a calefacción o para el calentamiento del agua de las piscinas.

El tipo de tejado no representa ningún problema a la hora de instalar los captadores solares de Junkers. Los captadores solares Junkers se adaptan a su cubierta, permitiendo que la energía del sol entre en cualquier casa. Sobre cubierta plana, cubierta inclinada o integrados en un tejado inclinado, los nuevos sistemas de montaje son la solución ideal para cada tipo de instalación. Como condición, únicamente se debe tener una cubierta libre de sombra orientada al sur.

Además, los captadores solares de Junkers también se pueden instalar directamente en la fachada, utilizando para ello las estructuras de soporte necesarias.

El sistema solar térmico es una forma muy eficaz para reducir significativamente la factura del gas en casa. Un sistema correctamente dimensionado permite ahorra de media más del 70% de la energía que se gasta habitualmente para calentar el agua que se necesita en un hogar.

La energía solar térmica es aquella que aprovecha la luz del sol para producir agua caliente, que puede ser usada en el hogar. También sirve para dar apoyo a calefacción.

Por su parte, la fotovoltaica permite transformar la energía solar en electricidad. Esta energía se puede consumir directamente donde se produce o inyectarla en la red eléctrica.

La energía solar es una energía proveniente del sol, que se produce a través de reacciones nucleares para luego propagarse a través del espacio interplanetario, llegando finalmente a la superficie de la tierra.

El total de energía solar que llega a la superficie de la tierra en un año es superior a 10.000 veces el consumo total de energía de la humanidad.

La Directiva de Ecodiseño - ErP es una normativa europea obligatoria en los 28 estados miembros del área de influencia económica de la Unión Europea. Regula el diseño ambientalmente responsable y el marcado de eficiencia de los productos que consumen energía.

Desde el año 2013 los equipos de aire acondicionado por debajo de 12kW ya quedaban dentro del ámbito de la directiva. En el caso de bombas de circulación de bajo consumo desde el 1 de agosto de 2015 y para aparatos generadores de calor y equipos productores de ACS desde el 26 de septiembre de 2015.

Sí, a partir de septiembre del 2018, se exigirá el cumplimiento del tercer escalón en cuanto a mínima eficiencia (sólo para perfiles de consumo de XXL-4XL) y requerimientos de emisiones de NOx de 56 mg/kWh para calentadores de agua a gas, calderas y acumuladores de gas, además de límites para bombas de calor de gas, calderas de combustibles líquidos y calderas y bombas de calor de gasélo.

Hasta el 2017 y en distintas fases, equipos de aire acondicionado, equipos generadores de calor y productores de a.c.s. organizados por categorías definidas como LOT, se vieron afectados por la Directiva ErP implementado las exigencias a nivel de eficiencia, de emisiones NOx y de ruido.

A partir del mes de septiembre de 2018 se verán afectados también: calentadores de agua a gas, bomba de calor de gas, calderas y acumuladores de gas y aparatos que utilicen combustibles líquidos. Éstos no podrán obtener el marcado CE, y por lo tanto no podrán ponerse en el mercado, es decir, introducirse por el fabricante, si no cumplen los límites de emisiones NOx establecidos. Sí podrán venderse hasta agotar existencias aparatos que estén en stock.

Sí, el RITE, Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios, es el marco normativo, que establece las condiciones básicas que deben cumplir en nuestro país las instalaciones de calefacción, climatización y agua caliente sanitaria, para conseguir un uso racional de la energía atendiendo a la demanda de bienestar térmico e higiene.

Además, el Código Técnico de la Edificación (CTE) es el marco normativo que establece las exigencias que deben cumplir los edificios en relación a materias de seguridad (seguridad estructural, seguridad contra incendios, seguridad de utilización) y habitabilidad (salubridad, protección frente al ruido y ahorro de energía).

La última actualización del RITE, entró en vigor en abril del 2013, siendo por tanto dicha actualización la última a considerar en cuanto a exigencias de la instalación. A posteriori han surgido documentos reconocidos y aclaratorios que sirven como guía para facilitar la correcta aplicación del reglamento.

En este caso, fue el RITE el que en el año 2013 estableció una disposición transitoria única con una moratoria de 5 años que afectaba a la prohibición de instalar calentadores de agua a gas de hasta 70 kW de tipo B (cámara abierta) salvo en locales que cumplieran los requisitos de sala de máquinas (sin afectar esta prohibición a aparatos de tipo B3x) o que queden fuera dentro del ámbito de aplicación del RITE, que se refieren exclusivamente a edificios dedicados al uso de personas.

Según la UNE-CEN/TR 1749 IN, los aparatos tipo B32 y B33 toman el aire necesario para la combustión del local donde están instalados, pero lo hacen del tubo de admisión.

Los ventiladores vencen la pérdida de carga del circuito de toma de aire y evacuación de gases interno, permitiendo el funcionamiento de la chimenea con tiro natural.

El conducto de aire comburente debe rodear al conducto de evacuación y la salida de gases se conecta a una chimenea colectiva.

El próximo día 14 de abril, de 2018, se cumplen los 5 años de moratoria que marcó la disposición transitoria al RITE del 2013 y por lo tanto los aparatos de cámara abierta no podrán ser instalados a partir de dicha fecha.

Sólo los calentadores de cámara estanca estarán permitidos instalarse a partir de esa fecha en instalaciones afectadas por el RITE.

Para realizar la combustión es imprescindible la aportación de aire. En función de cómo se realiza la aportación se distingue entre cámara abierta y cámara estanca.

Cámara abierta: La cámara de combustión está en contacto directo o abierto con el aire del local donde se instala el aparato, por lo que es necesario que la estancia disponga de rejillas de ventilación que son necesarias para generar suficiente renovación de aire.

Cámara estanca: El aparato, dispone de un conducto que le permite tomar el aire directamente del exterior, por lo que la cámara de combustión no toma el aire en ningún momento del local donde está instalado, de ahí que se considere cerrada y por lo tanto se denomine a los aparatos “estancos”.

Principalmente está motivado por la seguridad.

La cámara estanca donde se produce la combustión interna es una cámara sellada, por lo que no permite que ningún gas procedente de la combustión pueda revertir hacia la estancia donde se encuentra instalado.

Además, no necesita ningún tipo de ventilación, por lo que puede ser instalado con completa seguridad en cualquier estancia.

No. Lo anterior no significa que los usuarios que poseen un aparato de cámara abierta no cuenten con una instalación segura o deban cambiarla (a menos que se produzca una reforma o en nueva instalación, en cuyo caso deberán colocar un aparato de cámara estanca). Los aparatos de cámara abierta cuentan con sonda antireboco de gases, como medida de seguridad), además se les exige la colocación de rejillas que permita una correcta ventilación del local donde está instalado, de esta forma se garantiza la seguridad del usuario.

Correcto, los calentadores serán estancos por la obligación marcada en el RITE, pero además le será de aplicación la Directiva ErP que prohíbe poner en el mercado aparatos de producción de a.c.s. que emitan >56 mg/kWh, por lo que en el caso de los calentadores ambas serán de aplicación.